Las Baterías Lipo de los DRONES en invierno

Baterias LiPo Drones Tutorial 2

Las baterías LiPo de los Drones en invierno…

Tras un tiempo bastante malo, por fin consigues salir a volar tu Dron un día de invierno, ya sea para practicar o para aquel trabajo que tienes pendiente. Guardaste tus baterías a media carga y equilibradas, como menciona nuestro Tutorial sobre el Uso de las Lipos en los Drones.

Colocas tu plataforma de aterrizaje, calibras el compás del dron, despegas y… a los pocos minutos sale el aviso de batería baja en la telemetría de tu emisora, si la tiene, o si es un dron mas sencillo, te encuentras con que el dron ha perdido potencia y empieza a bajar incluso antes de que te de tiempo a volver al punto de despegue.

¿Qué ha pasado? ¿Están todas mis baterías estropeadas, o el dron tiene alguna avería?

La causa de estos síntomas a menudo se debe a que las baterías de Litio Polímero (normalmente llamadas Lipos) que lleva nuestro dron tienen un rango de temperatura de trabajo bastante estrecho, y con bajas temperaturas o una sensación térmica muy fría no pueden dar el rendimiento necesario para mantener el peso del dron en vuelo por mucho tiempo.

Esto puede llegar a ser bastante peligroso, pues en bastantes drones la batería no se calienta mientras trabaja en el dron, y si ya viene fría puede llegar a provocar que el dron aterrice inesperadamente en un lugar no conveniente, o a gran distancia de nosotros.

 Las soluciones para evitar que las baterías lleguen demasiado frías…

Para los que vengan del Aeromodelismo eléctrico, por supuesto éste no es un problema nuevo. Cuando volábamos Helicópteros o Aviones de RC, cada invierno nos pillaba de sorpresa el primer día que nuestro aeromodelo hacía “cosas raras” y bajaba a los pocos minutos del despegue.

Si las baterías Lipo son pequeñas, el truco más usado era llevarlas en un bolsillo, pero ésto obviamente no sirve con la gran mayoría de las baterías de los drones actuales, y tampoco es las más “técnica” y segura de las soluciones; no olvidemos que este tipo de baterías pueden llegar a ser peligrosas, pues en determinadas y raras circunstancias pueden llegar a incendiarse o incluso explotar.

Por ello, si lleváramos una pequeña Lipo en el bolsillo sería imprescindible asegurarse de que no se puede cortocircuitar por que sus contactos entren en contacto con algo conductor, como monedas o llaves.

Si nos desplazamos en coche hasta el lugar del vuelo, una forma muy práctica de evitar estos problemas de temperatura fría de las baterías es desde luego llevarlas en suelo del vehículo cerca de una salida de aire de la calefacción. Por favor asegurarse de que, en un frenazo o curva, no se pueden ir a meter debajo de un pedal (caso no muy probable pero si posible y desde luego potencialmente terrible!).

De todas formas el problema de este método es que, depende de la temperatura ambiente y del tiempo que tardemos en montar y calibrar, la batería que vamos a usar puede haberse enfriado demasiado.

En varios sitios venden bolsas calentadoras de Lipos, pero las que he visto me recuerdan mas bien que debido a que los márgenes comerciales en los drones han bajado mucho, se fabrican y venden gran cantidad de accesorios a veces caros y poco prácticos.

Mi solución favorita…

Tanto si vamos a desplazarnos desde el coche hasta un lugar de vuelo andando, como si no queremos arriesgar con este tema, hay una solución “casera” pero muy efectiva, y es usar una de esas neveras portátiles para bocadillos o bebidas, del tamaño lo más pequeño posible, donde llevaremos las baterías desde un interior donde han estado templadas.

Normalmente, basta con que las pongamos algún tiempo cerca de un radiador o estufa (NO calentarlas, tan sólo es que estén templadas) y la bolsa térmica cerrada con su cremallera mantendrá las LiPos a una buena temperatura de trabajo.

Si ya queremos perfeccionarlo, es bueno hacernos con algunas almohadillas de gel térmico. Se usan sobre todo para aliviar lesiones y dolores, así que en cualquier casa pueden ser bienvenidas en un momento dado por una mala muela o una rodilla dolorida, también.

Estas bolsas se calientan en el microondas y mantienen el calor durante largo tiempo, y dentro de la mini-nevera facilitarán que nuestras baterías lleguen tibias al lugar de vuelo aunque por ejemplo caminemos durante un rato a la intemperie.

Precauciones adicionales volando con bajas temperaturas

Además de evitar que nuestras baterías se enfríen demasiado antes del vuelo, es aconsejable lo siguiente:

  • Si la temperatura o sensación térmica es muy baja (por ejemplo, volando sobre nieve o con viento muy frío) puede que, mientras calibremos el dron se enfríe la batería, en este caso es bueno, tras la calibración o preparativos, poner una batería que sale de la bolsa o del coche en ese momento, y volver a colocar dentro la primera batería, que podremos usar de nuevo una vez que no esté tan fría.

(¿como lo sabemos? es bien simple, si al tocarla, tiene un tacto frío, como si fuera algo metálico, está demasiado fría para volar)

  • Una vez que hemos despegado, y verificado que todos los movimientos del dron son correctos, conviene volar en estacionario durante aproximadamente un minuto, sin alejarnos ni elevar mucho el dron, para facilitar que la batería coja una cierta temperatura antes de alejar o elevar el dron mas.

PUEDES VER LA INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE EL USO DE LAS BATERÍAS DE LITIO POLÍMERO EN LOS DRONES EN LA PRIMERA PARTE DE ESTE TUTORIAL, EN ESTE ENLACE

Autor: Antonio Díez, gerente en Futurhobby S.L.

Baterias LiPo en invierno

LO MEJOR EN DRONES PROFESIONALES Y RECREATIVOS, CON EL MEJOR SOPORTE, EN NUESTRA TIENDA ONLINE Y FÍSICA: